Principios Bautistas

La Iglesia Evangélica Bautista de Girona es una comunidad de cristianos que han sido redimidos y perdonados por Jesucristo mediante la Fe en su resurrección. Creemos haber recibido la llamada de Dios para desarrollarse como personas obedientemente según el modelo de Jesús de Nazaret y proclamar el mensaje liberador del Evangelio en nuestro contexto humano, social y contemporáneo.


Como Iglesia Bautista venimos del cristianismo que Jesús y sus Apóstoles fundaron, los diferentes movimientos reformistas de la historia de la Iglesia y de la Reforma del s. XVI, fundamentos que compartimos plenamente.

 

  • Una Sola Gracia: Sólo la Gracia de Dios posibilita la salvación del ser humano.

  • Una Sola Fe: Sólo la Fe en el mensaje del Evangelio acerca del ser humano a Dios.

  • Una Sola Escritura: Sólo la Biblia, -adequadament interpretada, aplicada y contextualitzada- es la fuente de autoridad con la relación del ser humano con Dios.

 

Además tenemos otros principios esenciales que dan carácter a nuestra iglesia: Las iglesias están formadas por personas creyentes en el mensaje del Evangelio de Jesús y bautizadas con agua por inmersión, siempre de adultos.


Cada una de las iglesias bautistas es autónoma, y ​​es dirigida internamente mediante la práctica democrática.


Las iglesias promueven la libertad religiosa de cada persona y fomentan una adecuada separación entre el Estado y la iglesia.


Las iglesias están comprometidas en la evangelización -no proselitisme- del mundo, y en la acción misionera y social.


Las esgésia Bautistas mantienen una interrelación y una interdependencia federal entre ellas, dando lugar a la Unión Evangélica Bautista de España (UEBE) en el ámbito del Estado y la Unión de Iglesias Bautistas de Cataluña (UEBC) en nuestra nación.


Como Iglesia nos esforzamos y tratamos:

  1. Profundizar en la comunión, el amor y la compañía cristiana.

  2. Vivir comprometidos en el seguimiento a Jesús.

  3. Estudiar y aplicar la Biblia y sus principios de forma actualizada.

  4. Confraternizar con otras iglesias cristianas.

  5. Respetar y fomentar el diálogo interreligioso.

  6. Disfrutar de la celebración del culto a Dios mediante la alabanza, la adoración, la música, la ofrenda, la palabra, el bautismo, la Santa Cena, y otros.

  7. Proclamar la Buena Nueva de salvación y esperanza a nuestros conciudadanos.

  8. Comprometernos en la acción social y misionera.

  9. Ser sensibles y críticos ante las situaciones de injusticia que se viven en nuestro mundo: discriminación de cualquier tipo, violencia de género, guerra, hambre, terrorismo, destrucción del medio ambiente, distribución de recursos y otros.

  10. Promover las aspiraciones del ser humano que están en consonancia con los principios éticos enseñados por la Biblia, la Palabra de Dios.